¿Cómo puedo configurar un criptomonedero?

Cómo conseguir un criptomonedero

Si decides comprar criptomonedas, antes de nada necesitas un criptomonedero, pero ¿qué es realmente? Lo mismo que un cuenta bancaria convencional mantiene tu dinero físico a buen recaudo, un criptomonedero hace lo propio con tus criptomonedas. Además, los criptomonederos constan de claves criptográficas públicas y privadas, cuya función es similar a los números de cuentas bancarias y los códigos PIN. La clave pública genera una dirección que permite recibir criptomonedas, y la clave privada permite usar las criptomonedas para pagar desde la misma dirección. No obstante, la principal diferencia entre una cuenta bancaria convencional y un criptomonedero radica en que no todos los criptomonederos son de custodia.

Por ejemplo, en el caso de las cuentas de efectivo tradicionales, los bancos actúan siempre como intermediarios y cumplen un rol de custodio. Sin embargo, cuando almacenas criptomonedas en un monedero en línea, la plataforma de intercambio guarda tus claves privadas. Por este motivo, esta actúa como custodio y es responsable de la seguridad de tus criptomonedas. En cambio, si utilizas un monedero de hardware, solo tú tienes acceso a las claves privadas. En este caso, no hay un servidor central que se ocupe de guardártelas, lo que significa que tu monedero no está bajo custodia.

Aunque la elección de un monedero con o sin custodia es ya de por sí importante, también debes tener en cuenta qué tipo de criptomonedero se ajusta mejor a tus objetivos personales y a tu nivel de comodidad. Aunque esto ya es una cuestión meramente personal, resulta útil saber cómo configurar un criptomonedero para tomar la mejor decisión. A continuación, explicamos el proceso de configuración tanto de los monederos de software como de los de hardware para ayudarte a tenerlo claro.

Cómo configurar un monedero de software

Los monederos de software son aplicaciones web, de escritorio, móviles o vía navegador que se conectan a Internet. No obstante, como estos criptomonederos están presentes en dispositivos conectados a Internet, se les conoce como “monederos calientes”. A diferencia de los monederos de hardware, los de software pueden ser de custodia o de no custodia en función del que utilices.

  1. Configura la cuenta: Si te decantas por un monedero web como los que ofrecen las plataformas de intercambio de criptomonedas, debes introducir primero tu información personal. Una vez realizado este paso, has de completar los requisitos de “Conocimiento del cliente” (Know-Your-Customer, o KYC) y “Prevención de blanqueo de capitales” (Anti Money Laundering, o AML). En el último paso, tienes que elegir una contraseña y activar la autenticación de dos factores (2FA) si procede.

  2. Instala la aplicación: Si deseas utilizar un monedero móvil, de escritorio o vía navegador, debes instalar la aplicación en tu dispositivo antes de proceder a configurar tu cuenta. No obstante, si optas por un monedero sin custodia, es posible que la aplicación no te exija que completes los protocolos KYC y AML y pases directamente al paso de introducir un nombre de usuario o correo electrónico y una contraseña.

  3. Guarda bien la frase de recuperación: Si optas por un monedero sin custodia, recibirás una frase de recuperación, a la que también se le conoce como frase clave. Se trata de una secuencia única de hasta 24 palabras que te permitirá acceder a tu monedero en caso de que pierdas o no recuerdes tu contraseña. Es fundamental que la anotes y la guardes en un lugar seguro, ya que solo se te proporcionará una vez durante el proceso de configuración del monedero. Además, su orden es importante, así que asegúrate de conservarla tal y como aparece.

  4. Ingresa fondos: En algunos casos, es necesario realizar un ingreso de fondos en el criptomonedero con una tarjeta de crédito o débito antes de poder comprar criptomonedas. Sin embargo, algunos monederos prescinden de este paso y permiten directamente comprar criptomonedas.

  5. Transfiere criptomonedas: Si ya tienes otro monedero con criptomonedas, puedes transferirlas a tu nuevo monedero utilizando su respectiva dirección.

Conviene recalcar que cada criptomoneda tiene una dirección única en el monedero, independientemente del tipo utilizado. Esta dirección se genera a partir de tu clave pública por medio de una función de hash, quedando reducida de 256 a 160 bits para facilitar su uso. Esto significa que, aunque tu monedero tiene de por sí una clave pública, puedes generar tantas direcciones como desees, incluso para la misma criptomoneda. Por tanto, es importante que te cerciores de que envías y recibes criptomonedas en la dirección correcta, porque, si por ejemplo envías bitcoins (BTC) a una dirección de cartera de ethers (ETH), podrías perder esos bitcoins irremediablemente.

Tipos de monederos de software

Hemos dividido y resumido cada tipo de monedero de software para que te sea más fácil saber cuál te viene mejor.

Monederos web

Antes de elegir un monedero web, debes tomar en consideración la seguridad, la facilidad de uso y el cumplimiento de la normativa de cada plataforma. Este proceso es crucial, puesto que todos los monederos web son de custodia, significando así que un intermediario tiene en su poder tus claves privadas. Por ejemplo, si utilizas una plataforma de intercambio de criptomonedas centralizada (CEX, por sus siglas en inglés), dicha plataforma tendrá en posesión tus claves privadas. Aunque cada vez se dan menos casos, son varios los hackers que han conseguido robar miles de millones de estas plataformas, por eso es tan importante dedicar tiempo a estudiarlas bien.

Monederos móviles

A diferencia de los monederos web, las claves privadas de un monedero móvil se guardan en un dispositivo, no en un servidor central, por lo que no están bajo custodia. Si bien ofrecen técnicamente más seguridad que las alternativas con custodia, su uso puede entrañar riesgos si descargas una aplicación fraudulenta. Para reducir este riesgo al mínimo, solo has de asegurarte de descargar aplicaciones de plataformas oficiales y contrastadas como Google Play o la App Store, no de páginas web que no ofrecen esa certeza.

Monederos de escritorio

Al igual que los monederos móviles, los de escritorio almacenan las claves privadas en ordenadores locales y, por tanto, no están bajo custodia tampoco. Entre sus ventajas destacan la posibilidad de utilizarlos sin conexión a Internet y el hecho de disponer de un mayor abanico de funciones, que brindan mayor seguridad y también mayor flexibilidad en las firmas de transacciones con claves privadas. Sin embargo, al igual que pasa con los monederos móviles, existe el riesgo de descargar una aplicación fraudulenta que ponga en peligro la seguridad del conjunto.

Monederos en extensiones de navegador

Como pasa con los demás tipos de monederos sin custodia, los monederos vía navegador mediante extensión no almacenan tus claves privadas en un servidor central. En su lugar, instalas una extensión en tu navegador para hacer posible una interacción directa con las páginas web que visites, como las de protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi). Aunque esta integración es cómoda, puede darse el caso de que te descargues una extensión falsa aparentemente igual que la original, como ocurre también con los monederos móviles y de escritorio. Además, hay extensiones de navegador que pueden llegar a hacer un uso intensivo de la CPU y afectar así al rendimiento del equipo, puesto que se ejecutan constantemente en segundo plano.

Cómo configurar un monedero de hardware

De todos los criptomonederos, los de hardware son la alternativa más segura, si bien eso no significa que sea la opción más adecuada para todos los usuarios. Los monederos de hardware son tan seguros porque las claves privadas permanecen sin conexión cuando el dispositivo no está en uso. A diferencia de muchos monederos de software, los de hardware están específicamente diseñados para almacenar criptomonedas y, como tales, no son compatibles con aplicaciones de juegos, de mensajería o de redes sociales, reduciendo al mínimo la posibilidad de que un hacker explote y aproveche vulnerabilidades a nivel de software.

Incluso en el caso por ejemplo de que conectes un monedero de hardware a un ordenador atiborrado de malware, no deberías correr peligro a priori, ya que las aplicaciones externas no pueden establecer comunicación con él. De hecho, los monederos de hardware solo tratan de comunicarse con aplicaciones de escritorio que son seguras, privadas y sujetas a derechos de autor, lo cual facilita su uso y gestión. No obstante, como dispositivos externos que son, es permanente el riesgo de que se dañen, se extravíen o sean robados, y no hay forma de recuperar las criptomonedas que albergan en ninguno de estos casos. Habría que comprar uno nuevo y usar la frase de recuperación generada con el monedero de hardware original para obtenerlas de vuelta. Es algo que solo se puede hacer a nivel de usuario; ningún tercero puede prestar ayuda para recuperar los fondos.

Elección del criptomonedero

Una vez aprendidos los procesos de configuración de los diferentes criptomonederos, la elección del más adecuado para tus necesidades debería resultarte más sencilla. En resumen, aunque los monederos web son los más populares y fáciles de usar, también son los considerados menos seguros. En cualquier caso, si no tienes pensado hacer acopio de muchas criptomonedas, no sería mala idea que te decantaras por un monedero web con buena reputación. Si, en cambio, prefieres conservar tus claves privadas, los monederos de escritorio, móviles y vía navegador ofrecen opciones sin custodia interesantes para estos intereses. Lo importante es que mantengas tus claves privadas a buen recaudo elijas la opción que elijas para no arriesgarte a perder todas tus criptomonedas.

Tampoco puedes obviar el riesgo a perder tus claves privadas al que te expones si te decides por un monedero de hardware. Además, si tu idea es comerciar con criptomonedas con asiduidad, tal vez la opción por hardware no sea la más cómoda al tener que conectarla a una aplicación de escritorio cada vez que quieras hacer una transacción. En definitiva, son muchos los factores a tener en cuenta, y todos tienen sus pros y contras, pero es clave saber en qué consiste y qué precisa cada uno para iniciarse en el mundo de las criptomonedas con confianza y pies de plomo.

¡Empieza a usar el criptomonedero de Brave!

Related articles

Ready to Brave the new internet?

Brave is built by a team of privacy focused, performance oriented pioneers of the web. Help us fix browsing together.

close
close

Ya casi estamos…

Estás a solo 60 segundos de disfrutar de la máxima privacidad en Internet

Si la descarga no se ha iniciado automáticamente, .

  1. Descargar Brave

    Cuando aparezca la ventana emergente, haz clic en “Guardar” y espera a que se complete la descarga.

    Espera a que se complete la descarga (es posible que tengas que hacer clic en “Guardar” en una ventana emergente).

  2. Ejecuta el instalador

    Haz clic en el archivo descargado, en la parte inferior izquierda de la pantalla, y sigue las instrucciones para instalar Brave.

    Haz clic en el archivo descargado, en la parte superior derecha de la pantalla, y sigue las instrucciones para instalar Brave.

    Haz clic en el archivo descargado y sigue las instrucciones para instalar Brave.

  3. Importar configuración

    Cuando hagas la configuración, importa los marcadores, extensiones y contraseñas de tu antiguo navegador.

¿Necesitas ayuda?

¡Disfruta de una mayor privacidad estés donde estés!

Descarga la versión móvil de Brave para proteger tu privacidad vayas a donde vayas.

Download QR code
Brave logo Haz clic en este archivo para instalar Brave
Haz clic en este archivo para instalar Brave Brave logo