¿Por qué el teléfono me va tan lento?

Seguro que alguna vez te ha desesperado ver que tu teléfono iba más despacio de lo que querías, ya fuera por un vídeo de YouTube con retraso, una reproducción en streaming que se cortaba o una página que tardaba mucho en cargarse en el navegador. En este artículo, analizaremos las causas por las que los teléfonos pueden ir lentos y veremos algunas soluciones.

Causas frecuentes por las que los teléfonos se ralentizan

Es evidente que un teléfono viejo o un sistema operativo anticuado siempre serán más lentos. Antes nada, debes consultar si tienes instalada la última versión del sistema operativo correspondiente (Android o iOS) y plantearte si es hora de cambiar de teléfono.

Aparte de estas dos causas básicas, vamos a explicar otras que podrían hacer que la velocidad de un teléfono se viera afectada.

Batería antigua o deteriorada

Con el paso de los años, los teléfonos tardan más en cargarse y la batería se gasta con mayor rapidez. ¿Por qué? La explicación está en la ciencia. Para que la batería de iones de litio de un teléfono móvil funcione bien, debe existir un flujo de iones adecuado entre un cátodo y un ánodo. Con el tiempo, la resistencia aumenta y ese flujo empeora. Las baterías que suelen llevar los teléfonos móviles van perdiendo capacidad de carga según pasan los años, con la consiguiente necesidad de cargarlos durante más tiempo y con mayor frecuencia. Por este principio químico básico, las baterías de los teléfonos tienen una esperanza de vida general. La mayoría de los fabricantes calcula que duran entre 600 y 800 ciclos de carga completos (un ciclo equivale a una carga de 0 % a 100 %).

Y claro que sí: una batería deteriorada repercutirá en el rendimiento del teléfono puesto que puede producir un calentamiento excesivo, sobrecargar otros componentes y ralentizar el funcionamiento, e incluso puede no ser capaz de soportar un uso intensivo de la CPU, lo que puede conllevar que el teléfono se apague repentinamente.

Almacenamiento limitado

La cantidad de archivos (y su tamaño) que tiene almacenados un teléfono y el rendimiento de este están estrechamente relacionados. A medida que el espacio se va agotando, el teléfono se vuelve más lento. Si bien los procesadores que llevan los teléfonos modernos se valen de distintas técnicas para mantener espacio disponible en la memoria, la capacidad que tienen para ajustarse se ve limitada por la acumulación de imágenes, vídeos y mensajes. Es probable que te des cuenta de que el rendimiento del teléfono disminuye a medida que te acercas al límite de almacenamiento.

Componentes averiados o dañados

Ya sabemos que la batería, la memoria y el almacenamiento se van degradando con el paso del tiempo. Ahora bien, los teléfonos también se ralentizan si sufren daños físicos. Por ejemplo, es posible que notes que el teléfono va más despacio si se te ha caído y el hardware se ha dañado o se ha desplazado, o incluso si algún líquido ha penetrado en su interior.

Bloatware

Los veas o no, los teléfonos vienen con muchas aplicaciones y programas preinstalados (a los que se denomina conjuntamente “bloatware”) que pueden sobrecargar el procesador, agotar los recursos del sistema y hasta plantear riesgos de seguridad.

Si notas que tu dispositivo se ha ralentizado, prueba a desinstalar o eliminar algunos de estos programas preinstalados de terceros; puedes hacer lo mismo con aplicaciones que hayas descargado intencionadamente.

Formas sencillas de acelerar el teléfono

Si tu teléfono va despacio porque ha sufrido daños físicos, es poco probable que puedas arreglarlo. No obstante, si lo que necesita es un cambio de componentes o de batería, es mejor que hagas el reemplazo antes de probar con otros métodos. Aparte de la sustitución de componentes, existen otros procedimientos, como los que te contamos a continuación.

Revisar las aplicaciones instaladas en el teléfono

Antes de nada, haz un repaso de las aplicaciones que tienes en el teléfono y de los permisos que les has concedido (o niveles de acceso) con respecto a tus datos. Así, sabrás cuáles tienes, para qué sirven y a qué pueden acceder. Puedes hacerlo fácilmente tanto en dispositivos Android como iOS para liberar espacio, reducir la carga a la que están sometidos los recursos del sistema y, en general, conseguir que el teléfono gane rapidez.

Si tienes un dispositivo Android, sigue estos pasos:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Selecciona el menú Aplicaciones. En esta sección aparecerán todas las aplicaciones que tienes en el teléfono. Si hay alguna que no reconoces o que no usas, desinstálala.
  3. También puedes seleccionar la aplicación que quieras y tocar Permisos de la aplicación para saber a qué tiene acceso.

El menú Aplicaciones suele tener una sección llamada Permisos, que sirve para consultar los permisos de varias aplicaciones a la vez.

Si tienes un dispositivo iOS, sigue estos pasos:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Toca Privacidad para ver todas las aplicaciones que tienes en el teléfono, organizadas por secciones como Contactos o Fotos. Otra cosa que puedes hacer es volver a la pantalla principal de Ajustes y revisar las aplicaciones una por una.

Limpiar la caché

Los datos que se almacenan en la memoria caché de un dispositivo (o de una aplicación concreta) consumen espacio de almacenamiento y pueden ralentizarlo, o incluso quedar dañados. Limpiar la caché con frecuencia puede ser de ayuda.

En los dispositivos Android, es relativamente sencillo limpiar la caché de una aplicación:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Selecciona Almacenamiento y toca Aplicaciones u Otras aplicaciones.
  3. Dependiendo de la marca de teléfono Android, tendrás la opción de borrar archivos limpiando la caché de una aplicación.

En general, la mejor forma de borrar la caché de una aplicación en un iPhone es eliminarla por completo y volverla a instalar. Así, se eliminan los datos almacenados de esa aplicación:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Selecciona General y toca Almacenamiento del iPhone.
  3. Ve a la aplicación que quieres eliminar y elige Eliminar app.

Actualizar el sistema operativo del teléfono

Los desarrolladores publican actualizaciones de software, que incluyen revisiones y correcciones de errores, para solucionar problemas que pueden estar ralentizando los teléfonos. Por eso, es fundamental que tengas el tuyo actualizado. Es probable que ya tengas activada la actualización automática; si no es así, puedes ir al menú Ajustes para ver cuál es la última versión de tu sistema operativo. (En los iPhone, por ejemplo, esta información se encuentra en Ajustes > General > Actualización de software).

Actualizar las aplicaciones instalando la última versión

También es preciso actualizar las aplicaciones para solucionar los problemas y errores que se van descubriendo y que pueden repercutir en el funcionamiento de un dispositivo. Si quieres asegurarte de que tus aplicaciones están siempre al día, activa las actualizaciones automáticas en el menú de ajustes del teléfono y acepta la actualización cuando se te pregunte.

Desactivar las actualizaciones automáticas

Ya lo sabemos: acabamos de recomendarte que actives las actualizaciones automáticas, pero es que desactivarlas también puede ser de ayuda. A veces, resulta que una versión más antigua de una aplicación requiere menos espacio. Si desactivamos las actualizaciones automáticas, también puede reducirse la carga que supone tener descargas en segundo plano.

Métodos avanzados para que un teléfono lento vaya más rápido

Las siguientes soluciones entrañan más dificultad que las anteriores y requieren cierto grado de conocimiento técnico con respecto al hardware y al software del dispositivo en cuestión. Si has seguido los métodos sencillos y no ves mejora alguna, prueba con estos más avanzados.

Restablecimiento de los valores de fábrica

Si se restablecen los valores de fábrica, el dispositivo vuelve al estado que tenía al salir de producción. Con este tipo de restablecimiento se eliminan para siempre el contenido (ya sean fotos o archivos), las aplicaciones, los datos guardados y la configuración. Si quieres guardar algo de todo esto, tienes que hacer una copia de seguridad del dispositivo antes de nada. Puedes usar Dropbox, iCloud, Google Drive o cualquier aplicación de terceros para guardar todo lo que sea importante. Una vez finalizado el restablecimiento, deberías poder descargar la aplicación que tiene la copia de seguridad e iniciar sesión en ella para sincronizar los archivos con el teléfono.

Para restablecer los valores de fábrica en Android, sigue estos pasos:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Selecciona Hacer copia de seguridad y restaurar.
  3. Elige Restablecimiento de fábrica.

Ten en cuenta que los nombres de las opciones pueden variar de un dispositivo Android a otro.

Para restablecer los valores de fábrica en iOS, sigue estos pasos:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Pulsa en General.
  3. Selecciona Transferir o restablecer iPhone.
  4. Pulsa en Restablecer.

Opciones para desarrolladores

La mayoría de los dispositivos Android dispone del menú Opciones para desarrolladores, que permite gestionar los procesos que se ejecutan en segundo plano, activar o desactivar las actualizaciones automáticas y utilizar otras funciones avanzadas. Muchas de estas opciones requieren amplios conocimientos técnicos, por lo que conviene tener cuidado a la hora de modificarlas. Si haces algún cambio con el que no estás conforme, siempre puedes volver a los valores predeterminados en Opciones para desarrolladores.

Para acceder a estas opciones en un dispositivo Android, sigue estos pasos:

  1. Abre la aplicación Ajustes.
  2. Pulsa en Información del sistema y busca el número de compilación del sistema operativo.
  3. Cuando lo tengas, selecciónalo siete veces para acceder al dispositivo como desarrollador.
  4. Sal de este menú y vuelve a Ajustes. Ahora, verás el menú Opciones para desarrolladores.

Memoria de solo lectura personalizada

Como Android está escrito en código abierto, se pueden utilizar cientos de memorias de solo lectura (ROM), que permiten usar sistemas operativos modificados o personalizados con funciones únicas. No todas las ROM personalizadas se crean de la misma manera, pero con las buenas se puede utilizar un sistema operativo mejorado y libre de bloatware con numerosas funciones personalizadas. Ten en cuenta que instalar una ROM personalizada no es difícil, pero es más complejo que instalar una simple aplicación. Tendrás que invertir en un software de recuperación personalizado y dedicar tiempo a probar con distintas ROM.

Una manera sencilla de acelerar el teléfono (y reforzar la privacidad)

El navegador web que utilizas en el teléfono influye notablemente en su rendimiento, ya sea en el consumo de la batería o en la velocidad de navegación, entre otras cosas. Por tanto, una de las maneras más sencillas de aumentar su velocidad es quitar el navegador predeterminado e instalar otro, como Brave.

Protecciones de Brave bloquea rastreadores y anuncios no deseados; es decir, utilizas menos datos cuando navegas. Como se tienen que cargar menos elementos en cada página, Brave te permite navegar a mayor velocidad y ver las páginas el triple de rápido. Brave también mejora la vida útil de la batería porque reduce el uso de datos móviles y los tiempos de carga. Y lo hace todo a la vez que refuerza la privacidad y la seguridad.

Cambiar tu navegador predeterminado por el de Brave es uno de los remedios más sencillos para acelerar tu capacidad de navegación y, en definitiva, tu teléfono.

¡Pásate a Brave!

Related articles

Ready to Brave the new internet?

Brave is built by a team of privacy focused, performance oriented pioneers of the web. Help us fix browsing together.

close
close

Ya casi estamos…

Estás a solo 60 segundos de disfrutar de la máxima privacidad en Internet

Si la descarga no se ha iniciado automáticamente, .

  1. Descargar Brave

    Cuando aparezca la ventana emergente, haz clic en “Guardar” y espera a que se complete la descarga.

    Espera a que se complete la descarga (es posible que tengas que hacer clic en “Guardar” en una ventana emergente).

  2. Ejecuta el instalador

    Haz clic en el archivo descargado, en la parte inferior izquierda de la pantalla, y sigue las instrucciones para instalar Brave.

    Haz clic en el archivo descargado, en la parte superior derecha de la pantalla, y sigue las instrucciones para instalar Brave.

    Haz clic en el archivo descargado y sigue las instrucciones para instalar Brave.

  3. Importar configuración

    Cuando hagas la configuración, importa los marcadores, extensiones y contraseñas de tu antiguo navegador.

¿Necesitas ayuda?

¡Disfruta de una mayor privacidad estés donde estés!

Descarga la versión móvil de Brave para proteger tu privacidad vayas a donde vayas.

Download QR code
Brave logo Haz clic en este archivo para instalar Brave
Haz clic en este archivo para instalar Brave Brave logo